Arte para alimentar el corazón

http://www.drawneartogod.com/

jueves, 6 de mayo de 2010

La adrenalina de la crisis

En medio de confrontaciones explosivas con parejas y amantes, complicados enredos familiares, participación exagerada en crisis ajenas y otros conflictos, podemos sentir la excitación de destruir y renacer, el placer de la venganza, la emoción de sabernos necesarios.En algunos casos, la excitación proviene de una ilusoria necesidad de ganar batallas difíciles. Hay algo placentero en “salirte con la tuya”. Es como la excitación de jugar con fuego.

Hay batallas que se libran en forma más encubierta. Se anhela la comodidad y la seguridad, pero se tiene baja tolerancia a la rutina y a la tranquilidad. Se entra entonces en un “tira y afloje” entre el deseo profundo de agitar las aguas de una vida cotidiana demasiado previsible y la voz de la conciencia que detona una nube de culpa.

La excitación del drama permanente es adictiva y nos atrapa en una línea argumental interminable, forzados a soportar un sin fin de conmociones y periodos esperanzados, sin saber que todo va a tener un final feliz. Al no reconocer que el guión lo escribimos nosotros mismos, terminamos culpando a Dios, padres, pareja, jefe, la situación del país, etc. Como no tomamos responsabilidad por lo que hacemos, pueden llegar a auto cumplirse nuestras peores profecías catastróficas.

En contraste con las batallas melodramáticas que nos producen un latigazo de dolor, desengaño y desesperación. La mejor excitación es la que no resta, sino que suma energía y nos deja con un sentimiento de confianza, y la alegría de sentirnos vivos, Siempre podemos elegir en donde invertir nuestro capital emocional.

María Giacobone Carballo

Imagen: “Adrenaline Rush” de Marie DeCosta.

17 comentarios:

amancay dijo...

Que dificil es crear....y tan facil destruir... El universo nos da las dos posibilidades.....

Anónimo dijo...

Muy buena la nota, sinceramente me gustaria en muchos momentos salir de esta actitud competitiva que todos de alguna manera tenemos, ya que esta implantada socialmente y volver a la cotidiana y "rutinaria" paz que me trae a la memoria las siestitas bajo la sombra del parral en mi infancia en el patio familiar.
Saluditos Cris lola

María Giacobone Carballo dijo...

Gracias Amancay y Crislola.
Estamos condicionados para luchar, sufrir, competir, sentir culpa...autocastigarnos...autodes
truirnos...
Es tan facil crear!!! Tenemos que ser concientes y responsables de nuestras elecciones y creaciones.
Besos,
María

Ivana Alvarez dijo...

María! Esta nota me cayó en el dia indicado. Generalmente te leo y me admiro de cómo le das empuje a tus blogs. Hay días en que es difícil, más difícil que de costumbre salirse del disco mental pero, si uno ya cuenta con algunas herramientas que fue buscando, aprendiendo y tomando en el camino, sabe que no puede quedarse a vivir ahí. En eso estoy hoy, procesando y espero pronto estar creando.

Un abrazo. Ivana (ivanaalvarez.blogspot.com)

Susy dijo...

Hola Maria...
La nota es muy buena!!!!!.
Es pura realidad, la que estamos viviendo cada dia, cada minuto,. , la violencia, el odio.. muerte,venganzas ...etc.
El Universo, no da todo, ojalà, podamos todos encontrar la PAZ, dentro de uno mismo, para dar todo el AMOR, a los demàs que necesita cada ser humano.
Amiga que en tus dias siempre brille la LUZ!!! del Universo Divino!!!!!!!!!!!
Besitosss
Susy

María Giacobone Carballo dijo...

Hola Ivana! Gracias por tu comentario. Nada es casual...Hay hilos invisibles. Sé que no es facil salir de la programación que tenemos... pero la toma de conciencia es importante...y luego es como un músculo que hay que ejercitar... Voy a pasar por tu blog... la verdad es que tengo poco tiempo para visitar blogs amigos.
Gracias nuevamente.
Besos,
María

María Giacobone Carballo dijo...

Hola Ivana! Gracias por tu comentario. Nada es casual...Hay hilos invisibles. Sé que no es facil salir de la programación que tenemos... pero la toma de conciencia es importante...y luego es como un músculo que hay que ejercitar... Voy a pasar por tu blog... la verdad es que tengo poco tiempo para visitar blogs amigos.
Gracias nuevamente.
Besos,
María

María Giacobone Carballo dijo...

Hola Susy! Cuanta luz!!! Es verdad... todo empieza por uno y como dijo Gandhi...No hay camino para la paz, la paz es el camino.
Besos,
María

Anitten dijo...

Sos sumamente clara y lo haces tan sencillo! Gracias

Lorena dijo...

La frase de Ghandi resume todo y ayuda a reorientar.
Gracias Maria por el tema y por la forma de exponerlo. Besos!

Meli dijo...

Es un poco complejo esto... A veces se piensa "pagar con la misma moneda" y así el otro sentirá lo que uno sintió, pero no edificamos la situación, más bien la destruímos aún más de lo que ya estaba...

Hay que ocupar sus energías en cosas que le sumen a uno, no que le resten.

Besos!

Meli dijo...

Es un poco complejo esto... A veces se piensa "pagar con la misma moneda" y así el otro sentirá lo que uno sintió, pero no edificamos la situación, más bien la destruímos aún más de lo que ya estaba...

Hay que ocupar sus energías en cosas que le sumen a uno, no que le resten.

Besos!

Sandrix dijo...

Nunca nos enfocamos en la verdadera relacion ,si no en pequeños detalles que no esten de arcorde con lo que queramos, muchas veces uno quiere que una persona sea como uno quiera y no como es,hacer un limpieza mental, apartando muchas limitaciones y creencias que nos han sido establecidas, enfocarse mas en amar y ser un ser prospero, el verdadero amor no es quien gane una batalla, si no es aquel que es capaz de amar incondicionalmente..un abrazo

María Giacobone Carballo dijo...

Gracias Anitten, Meli & Sandrix por dejar sus huellas en este blog!
Besos,
Maria

la pucha con el hombre dijo...

http://desdeotravereda.blogspot.com/2010/05/es-complicado.html

Don Juan de Marco dijo...

La palabra es una de las más cortas que puedan existir, pero la más larga de entender.
no debo entender.No,debo entender...

simple no?

audrey jacob dijo...

Muchas gracias para ese articulo.
Puede ser un aviso objectivo para los que confunden el indice de rendimiento y el respecto de las valores humanas.