Arte para alimentar el corazón

http://www.drawneartogod.com/

viernes, 24 de junio de 2011

Amar al prójimo como a uno mismo… Un mandamiento malentendido.

Amar al prójimo como a uno mismo… Un mandamiento malentendido. Creo amarme y  conocerme a mí misma, pero desconozco el movimiento del amor. ¿Cuántas cosas he dicho o hecho por otros que jamás hice por mi misma?

¿Cuántas veces dije “te quiero” simplemente porque estaba ardiendo de deseo? Si estoy operando desde este espacio, diré cualquier cosa. Este primer nivel  básico y rudimentario, es el punto más comercial del “amor”: el sexo vende. Por eso todos los anuncios publicitarios son tan sexis.

Este primer nivel no es amor, es sexo. Y tomado en este primer nivel el sexo es un instinto humano básico.

Cuando el primer nivel se desgasta, pasamos al nivel siguiente que es el sufrimiento ¿Cuántas  veces se usan las dolencias y el conflicto para conseguir afecto? Teníamos la esperanza de amar y estábamos buscando amor…pero nunca vamos a encontrar el Santo Grial en la enfermedad, en la infelicidad ni en el conflicto.

Entonces pasamos al tercer nivel, la manipulación. Cuando se utilizan juegos de poder las relaciones se tornan destructivas. La manipulación es un ejercicio de violencia contra otra persona. El chantaje emocional es un mecanismo destinado a manejar la culpa y el arrepentimiento como forma de retención para que el otro no me abandone. Y así se tolera todo, somos víctimas y victimarios. La necesidad de ser queridos es el punto más vulnerable en el ser humano... por eso manipulamos y somos manipulados.
Palabras como "Amor Incondicional”, “Perdón” se nos hacen irresistibles... pero estas pueden ser también una herramienta de manipulación... quizás la más efectiva actualmente...

La falsa creencia de que solo hay que amar incondicionalmente, perdonar, poner la otra mejilla muchas veces nos lleva a relaciones abusivas, manipuladoras… El amor que surge de nuestra esencia no es abusivo, el amor profundo no es inseguro… Me amo y me acepto tal cual como soy, por eso te amo y te acepto tal cual como sos.

El amor es algo que empieza en nuestras almas y que permite ver un reflejo de nosotros mismos. Y cuando tenemos a alguien con quien empezamos a preguntarnos: ¿Es el espejo o soy yo?, cuando estamos así de cerca… hemos encontrado el amor. Un amor que saca lo mejor de nosotros, y ve lo mejor en el otro.

Y es necesario comprender que nunca  es demasiado tarde para despertar y reinventarme a mí misma.

 “Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.” Sam Keen

María Giacobone Carballo.


Bibliografía: “La Vida Apasionada.” Sam Keen. / “Ese elixir llamado amor.” Ramtha.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es evidente que algunos conceptos de la Iglesia, a través de los siglos, carecen de fundamento. Es obvio que no se puede amar a los depravados, a los violadores, a los asesinos. Si nos matan a un hijo por dos pesos, no se puede poner "la otra mejilla". No somos Dios....gracias María por la nota....cariños. Ana

María Giacobone Carballo dijo...

Gracias a vos Ana por tu aporte!

Anónimo dijo...

un mandamiento engañoso a mi parecer.... Sil

Anónimo dijo...

Lo comparto! Erica

Ariadna De Alexandría dijo...

Muy buen artículo!

Gracias por compartirlo!

Un abrazo enorme

Veronica dijo...

Como siempre Gracias Maria por simplificar los argumentos que provocan desencuentros. Creemos que el amor es eso que describes, pero el amor no daña, el amor duplica, el amor transita en cada uno mas alla del sexo y de lo instintivo.El poder no es amor, el amor no es restrictivo, ni represivo, el amor es liberador de nosotros mismos, no es facil de obtener porque no se sabe dar, si supieramos amar sin condiciones el amor seria universal!

Jorge ABEEL dijo...

En cuanto a los mandamientos es obvio que no adolecen de ningún error, el error está en nuestra interpretación, y en la amplitud de cada uno en cuanto a entender y amar debidamente, desde una perspectiva eterna y universal, si bien no somos Dios no hay mejor aliento para el ser humano que intentar serlo, no se debe renunciar a la beatitud real y duradera, estoy convencido que los humanos poseemos un muy vago sentimiento de lo que es el AMOR, de hecho nada tiene que ver con el sexo, de hecho el amor más similar al verdadero es de padres a hijos y no tanto a la inversa, diría en forma arriesgada, entiendo que se hablan muchas necedades en cuanto al amor, pero debo admitir en mi crítica de hoy, que este texto pretende dilucidar en parte estas cuestiones, el amor va mucho más allá de las sensibilidades humanas, el que no entiende a Jesús, no sabe nada de las esencias verdaderas del AMOR. Saludos. jorge

Llarod Hernaiz dijo...

Osho decia que la unica manera de amar al otro es cuando te desbordes amandote a ti mismo. No podras hacer feliz al otro si no eres feliz y no te desbordas de felicidad. Asi con todo en la vida tiene que llenar tu ser para que pueda entonces llenar al otro bendiciones.