Arte para alimentar el corazón

http://www.drawneartogod.com/

martes, 3 de noviembre de 2009

Podada, cada vez más simple, mi vida cobró VIDA.

Los parámetros de lo que el éxito significa están siendo redefinidos a medida que nos adentramos en el siglo XXI. Cada vez más y más gente comienza a entender que éxito no es lograr lo que uno desea, sino poder disfrutar de los logros. La velocidad y el consumismo están tímidamente comenzando a pasar de moda. En diferentes lugares del mundo se esta reemplazando la “fast food”, por el estilo “slow food”, dejar la comida chatarra por una opción relajada y saludable.

Ya no es necesario mirarte al espejo para saber que te sientes exhausto y abrumado, ni para preguntarte si esta vida frenética vale la pena, quieres bajarte del tren bala pero el vértigo te paraliza. Quieres salir del laberinto, pero no encuentras el hilo de Ariadna.

El camino hacia la sencillez puede parecer complejo y hasta utópico. Analicémoslo. Hagámoslo más…bueno, si más simple.

Con suficiente basta

¿Cuándo tenemos lo suficiente?

El diccionario define así la palabra Suficiente: “Bastante, adecuado para cubrir lo que se necesita. Apto, calificación equivalente al aprobado”

A cada uno de nosotros le corresponde decidir que es necesario, apto y aprobado.

Saber lo suficiente….

Dedicamos cantidad de horas y mucho dinero al intento de “llegar”. Viajamos a la India, compramos libros de autoayuda, acudimos en manada a las conferencias del gurú de moda y cambiamos de terapeuta porque no estamos avanzando. Pero ¿Cuando se deja de buscar y de aprender? ¿Cuando se comienza a poner en practica lo que se sabe? Quizás baste con solamente aprender a escuchar esa voz interior e intentar hacer lo correcto.

Amar lo suficiente…

¿Por cuanto tiempo prolongaremos esa hipnótica danza de culparnos mutuamente y cambiar de pareja en busca del alma gemela? La realidad es que los príncipes azules destiñen y las princesas emigraron al País de Nunca Jamás. La euforia de estar enamorado no perdura, mientras que una forma de amor más sólida y madura puede construirse artesanalmente con honestidad… si no huimos antes de tiempo.

Tener lo suficiente…

Si no es comestible, útil o estético, lo más probable es que no lo necesites. Y si no lo has leído o usado en los últimos doce meses, decididamente no te hace falta. Tal vez haya llegado la hora de reflexionar sobre el antiguo dicho: “Menos es más.”

Trabajar los suficiente…

Hablamos de “ganarse la vida”, pero al terminar el día exhaustos, no estamos más vivos que al principio. Así que en realidad lo que hacemos es ganarnos la muerte.

Ponemos al día la tarjeta de crédito para poder salir de vacaciones y endeudarse otra vez más…

El dinero es servicio, obtenemos lo que necesitamos para vivir, disfrutar y lo hacemos circular…

A nosotros nos corresponde decidir cuando es suficiente.

Hacer lo suficiente…

Tal vez sea hora de aminorar la marcha, aprender a decir NO, hacer menos de lo que no nos gusta y más de lo que disfrutamos. La marcha constante nos impide mirar de frente lo que sentimos. ¿Es conveniente cambiar el “SER Humano” por el “Hacer Humano”?
¿Cual es el costo?

Equilibrar lo suficiente.

La palabra equilibrio se usa cada vez más cuando te esfuerzas por reducir el estrés y aumentar la satisfacción personal. Una persona no es un pastel que pueda dividirse en porciones iguales, pero para todo hay un tiempo, si tomamos conciencia de ello.

Buscar lo suficiente no significa caer en la irresponsabilidad laboral, la pobreza y el egoísmo autocomplaciente, sino simplemente darse el tiempo y el espacio para redescubrir quien se es en realidad, que nos nutre y que drena nuestra energía.

Y así , al apagar la luz todas las noches, poder decir: “Todo esta bien.”

“¿Qué es lo que realmente necesito? Y allá iban más y más cosas. Cada vez más simple. Podada, reducida a su mínima expresión, la casa cobró vida.” Sue Bender, Plain and Simple.

María Giacobone Carballo

Bibliografía: Jann Mitchell “Home Sweet Home”

17 comentarios:

Mari dijo...

Podadamente, me encant

Rosa Cassese dijo...

Es toda verdad,necesita de regresar a la semplicidad de los antiguos por vivir en todas serenidad. Gracias

Maria Giacobone Carballo dijo...

Gracias Mari y Rosa por dejar sus sabias huellas en este post.
Besote,
María

Liliqua dijo...

Realmente, no es fácil...
Pero, es sabio y enriquecedor el saber distinguir entre lo necesario, lo suficiente y lo obvio, lo que nos insume y no nos aporta...
Gracias por tus aportes de calidad de vida espiritual, María, es bueno saber que vamos siendo muchos que pensamos igual...
Cariños!!!

L I L dijo...

El éxito en la vida reside en saber equilibrar nuestras prioridades y aprender a colocarlas en orden de importancia. Una vida fragmentada es una vida disfuncional y poco efectiva. Si no logramos integrar todas las áreas de nuestra vida, viviremos en forma incompleta y con insatisfacción permanente. Cada una de las áreas de nuestra vida deben estar en equilibrio e integradas: Vida espiritual (fe, relación con Dios), vida física (salud, recreación, descanso), familia (paternidad, matrimonio), trabajo (negocios, profesión), finanzas (mayordomía, recursos) y relaciones (amistades, participación comunitaria, servicio social, interdependencia en las relaciones interpersonales).

De uno depende definitivamente alcanzar su éxito, simplemente no descuide su oportunidad de vivir, sepa utilizar adecuadamente su potencial de vida, no malgaste su tiempo, emprenda todas aquellas acciones que le generen felicidad, armonía, no se deje atrapar por el pesimismo, lo negativo, defienda su autenticidad, no se deje manipular, no manipule a nadie, apóyese en sus virtudes y éstas le ayudaran a obtener el éxito. No se descuide y sobre todo tener serenidad!!!besoss

Adrisol dijo...

debería ser imprescindible lograr el equilibrio, tener una buena escala de valores y los mejores principios!!!!!!

cuánto me alegra verte por aquí de nuevo!!
ojalá comienzes a pasear por la red.....

besosssssssss

bea dijo...

Felicitaciones!!! un blog muy enriquecedor!!!en al carrera x alcanzar el exito, lo que creemos que es el exito, dejamos ó perdemos otras cosas que son mucho mas importantes: "compartir"
El exito es un logro por el cual tambien se paga un precio!!!

Maria Giacobone Carballo dijo...

Hola Lili,

Gracias por tus amorosas palabras. No es facil poder aprender a autopreservarse y nutrirse. Lo más importante es aprender a escucharse, las emociones y el cuerpo nos mandan señales de ajuste.

Besos,
María

Maria Giacobone Carballo dijo...

Hola Lil! Integrar todos los aspectos fragmentados de nuestro SER es la tarea primordial de nuestra vida, asi lo afirmaba Carl Jung. Las prioridades van cambiando segun las etapas de la vida, siempre tendiendo a la felicidad y la autorealización.
Gracias por tu rico aporte!
Besos,
María

Maria Giacobone Carballo dijo...

Hola Adrisol!!!
Si estuve un poco ausente, prioricé mi vida familiar, situaciones que necesitaban
casi el 100% de mi energia.
Resurgí reciclada :), por eso esta nota, y si, voy a poner más energía en pasear por la red y visitar más seguido a los blogs amigos.
Besote, gracias por tu constante apoyo!
María

Maria Giacobone Carballo dijo...

Hola Bea! Gracias por tus bellas palabras.
El exito es bueno si sabemos disfrutarlo, compartirlo y no llegando a él pagando el precio de perjudicar los afectos. Esa es nuestra mayor riqueza los afectos que sabemos cultivar.
Besote,
María

Joan Molleric dijo...

“Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. “Cuida tus palabras porque se volverán actos.
Cuida tus actos porque se volverán costumbre.
Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter.
Cuida tu carácter porque formará tu destino,
y tu destino será tu vida…; /;

Mahatma Ghandi

Anónimo dijo...

Gracias María!!!! qué linda reflexion de vida y qué bien viene en estos momentos de vertigo!!!
Cuando parar??? qué dilema!!! cuando ya es suficiente??El riesgo de priorizar lo que consideramos que es necesario en cada momento de nuestras vidas y de los que nos rodean???
Que elecciones de vida tan desafiantes!!!
Gracias de nuevo.
Un beso enorme
maría Claudia

Anónimo dijo...

(Tal vez sea hora de aminorar la marcha, aprender a decir NO, hacer menos de lo que no nos gusta y más de lo que disfrutamos).
Esta creo que es la llave de la Felicidad, o la fórmula por lo menos.
Si hicieramos un balance al final del día la semana o el mes, de todas las veces que dijimos si, " por satisfacer al otro", por no ser egoistas.Hasta ahora, después de mucho tiempo, me di cuenta, que si hay algo que no quiero regalar, ni compartir más, es mi tiempo.Mi tiempo es mío y lo comparto con quien me haga felíz.

Piluka dijo...

Muy reflexivo. Muy bonitas tus palabras Maria.
Tienes toda la razón, aunque parezca mentira el consumismo tímidamente está empezando a pasar de moda, y buscando la felicidad en pequeños momentos y valorandola.
Besitos.
Y gracias por aceptarme en facebook.

Lorena dijo...

María siempre es un placer leerte.

Percibo lo mismo que vos, y en estos últimos tiempos estoy reordenando mi vida a través de esos ejes que trazaste, y creo que por allí es.

Lo expresaste de manera profunda, clara, inteligente, emocionalmente inteligente.

Buen trabajo, gracias por tus aportes a la reflexión para el hacer de seres saludables.

Saludos!!

Maria Giacobone Carballo dijo...

Hola Piluka y Lorena! Las pasé a visitar :)
Besos,
María